Tratamientos Estéticos Limitados Por Francia

EL PAÍS DE MADRID

EstéticaLos métodos de lipolisis llegaron hace unos años como una revolución, presentados como tratamientos que eliminan celulitis y grasa localizada sin tener que pasar por el quirófano. Son la alternativa barata a la liposucción. Francia acaba de prohibirlos y desató la polémica.

Cuando comienzan los aprontes hacia el verano en Europa, el gobierno francés decidió frenar en seco la práctica de lipolisis, alertado por varios casos de complicaciones graves en pacientes. La medida comprende desde la mesoterapia hasta el láser o los ultrasonidos, técnicas a las que allí recurren al menos 100.000 personas al año, según estimaciones médicas. La resolución ha provocado la furia de los miles de profesionales del sector, que amenazan con recurrir ante la Justicia y denuncian al lobby de los cirujanos. Mientras, la Unión Europea prepara un decreto para regular la práctica de la medicina estética, un sector en auge en el que existe un gran vacío normativo.

En España, donde estos tratamientos son cada vez más populares, el gobierno no se plantea hacer nada similar. El Ministerio de Sanidad considera estas técnicas “seguras”, y sostiene que no suponen ningún riesgo para la salud.

Fuentes del ministerio que dirige Leire Pajín aseguran, sin embargo, que se van a poner en contacto con las autoridades francesas para conocer los motivos del veto. Asociaciones de médicos y pacientes exigen que se elabore una normativa que determine quién, cómo y dónde pueden aplicarse estas técnicas, que ahora ofrecen desde un salón de belleza hasta una clínica de estética.

El problema es que estos métodos que luchan contra la grasa localizada, como la mesoterapia -inyecciones intradérmicas de sustancias para atacar la grasa- o la cavitación -aplicación de ondas ultrasónicas moduladas en múltiples frecuencias-, no están considerados como intervenciones médicas en la mayoría de los países.

En Francia, la prohibición la ha dictado la Dirección General de Sanidad, dependiente del Ministerio de Sanidad, que, alertada por la detección de varios casos de complicaciones graves en pacientes, encargó a (continue reading…)