EL MERCURIO/GDA

Ahora puedes determinar -mediante un simple cálculo- si tu hijo será obeso.

El peso al nacer, el índice de masa corporal de los padres, el número de personas que viven en la casa, el estatus profesional de la madre y si fumó durante el Embarazo son todos indicadores que permiten determinar, desde el parto, si un niño será obeso o no.

Predice Si Tu Hijo Será Obeso

La fórmula que está disponible en una calculadora online en http:// files-good.ibl.fr/childhood-obesity/ fue creada por investigadores ingleses y franceses y publicada en la última edición de la revista PLOS ONE.

La obesidad infantil es una de las causas de la diabetes tipo 2 precoz, de problemas cardíacos y circulatorios, y cada vez se ha vuelto más frecuente en los países desarrollados. En Inglaterra, por ejemplo, el 17% de los niños y el 15% de las niñas entre 2 y 15 años clasifican en la categoría de obesos.

Los investigadores obtuvieron los datos para crear esta fórmula usando los datos de un estudio que analizó a 4 mil niños que nacieron en Finlandia en 1986 y a

quienes siguieron por 16 años.

En un principio se investigó si el riesgo de la obesidad podía ser evaluado utilizando los perfiles genéticos, pero la prueba no pudo hacer predicciones concluyentes. En cambio, descubrieron esta fórmula que resultó exacta, no solo en el estudio finlandés, también en otras pruebas a partir de datos de estudios realizados en Italia y EE.UU.

“La prueba toma muy poco tiempo, no requiere ningún examen en el laboratorio y es gratuita”, dice el profesor Philippe Froguel, de la Escuela de Salud Pública del Imperial College de Londres, quien encabezó la investigación.

Todos los datos que se utilizaron en el estudio son factores de riesgo asociados con la obesidad infantil, sin embargo “esta es la primera vez que han sido utilizados juntos para predecir desde el momento del nacimiento la probabilidad de un niño de convertirse en obeso”, agregó el experto.

Según los investigadores, esta información debiera ser utilizada para ofrecerle el servicio de nutricionistas y psicólogos a las familias que presenten un alto riesgo de tener un hijo obeso, y de esta forma prevenir que el recién nacido aumente de peso de manera poco saludable. “Cuando un niño se vuelve obeso, es difícil para él perder peso, por lo que la prevención es la mejor estrategia”, agregó Froguel.

El problema, señaló el experto, es que las campañas públicas de prevención son poco efectivas en evitar la obesidad en los niños de edad escolar.

Los autores del estudio agregaron que aunque las variables genéticas comunes no ayudan a predecir la obesidad infantil, uno de cada diez casos de obesidad son causados por raras mutaciones genéticas que afectan seriamente la regulación del apetito.

El País Digital
Be Sociable, Share!