Hormonas y Metabolismo

Eduardo Casanova | Médico de UCM



Las hormonas son moléculas orgánicas complejas vertidas al torrente circulatorio por las glándulas de secreción interna (o endócrinas), como el páncreas que segrega insulina, la tiroides, tiroxina, el óvulo estrógenos y progesterona, el testículo testosterona. Las suprarrenales segregan mineralocorticoides y glucocorticoides, la hipófisis, hormona del crecimiento, prolactina y Hormonas reguladoras de las demás glándulas endócrinas.

Las hormonas contribuyen a mantener el equilibrio del medio interno y regulan el metabolismo.

Una de las funciones vitales más básicas consiste en el control metabólico del agua y electrolitos del organismo, sobre todo de iones hidrógeno, sodio y potasio. De los iones hidrógeno (hidrogeniones) depende el grado de acidez o alcalinidad de la sangre, y de la concentración de sodio y potasio, a uno y otro lado de la membrana celular, dependen los potenciales eléctricos celulares que hacen posible las funciones celulares. Este equilibrio hidro-electrolítico es regulado básicamente por la secreción de aldosterona suprarrenal y por la hormona antidiurética, producida por el hipotálamo y almacenada en la neurohipófisis.

El metabolismo del agua: la osmolaridad del plasma, según una mayor concentración o dilución de los fluidos, determina una mayor o menor liberación de hormona antidiurética (ADH), que actúa a nivel del riñón para producir una mayor reabsorción de agua en la sangre filtrada. El resultado será una mayor concentración de la orina, que aumenta su osmolaridad para mantener la osmolaridad plasmática. La acción de estas hormonas, por las que aumenta el volumen sanguíneo, es complementada por un efecto hormonal vasoconstrictor a nivel arteriolar. De ambas acciones resulta un aumento de la presión arterial, que hace que se reconozca a la ADH también como vasopresina.

El sodio es el ion de mayor concentración extracelular, mientras que el potasio lo es a nivel intracelular. Ello determina que pequeños cambios en la kalemia (concentración sanguínea de potasio) resulten vitales, mientras que los cambios de natremia (concentración sanguínea de sodio) admiten mayores variaciones. La aldosterona, hormona segregada por la corteza de la glándula suprarrenal, regula estos cambios, junto con los cambios de hidrogeniones, actuando a nivel del riñón para:

1) aumentar la reabsorción de sodio

2) disminuir la reabsorción de potasio

3) aumentar la secreción de hidrogeniones.

El déficit de secreción de aldosterona causa la enfermedad de Addison y el exceso el síndrome de Crohn.


Regulación de la acidez plasmática.

El pH sanguíneo de 7,40 mide el grado de acidez-alcalinidad del plasma, que debe mantenerse para posibilitar las reacciones bioquímicas, enzimáticas. El Metabolismo es una fuente generadora de hidrogeniones, que han de neutralizarse para evitar la acidificación del plasma.

Regulación de la temperatura corporal

La temperatura corporal es otra variable vital básica para las reacciones enzimáticas metabólicas. También es regulada por una hormona, la tiroxina, que acelera el Metabolismo basal. El exceso o defecto hormonal causan patologías por hipertiroidismo o hipotiroidismo.


Fuente: El País Digital

Disponemos de Suplementos Nutricionales 100% de origen natural para ayudar a regular el Sistema Hormonal y Metabolismo. Contáctenos al 099 689 649 (+598 99 689649) o CLICK AQUÍ

Be Sociable, Share!