El cuerpo humano contiene más de 650 músculos individuales fijados al esqueleto que proporcionan el impulso necesario para realizar los movimientos.